Klotho : La proteína que alarga la vida

Realmente el envejecimiento no es una enfermedad en sí misma, pero sí la causante de muchas de ellas. La población envejece de forma acelerada, y la comprensión de los cambios fisiológicos asociados al envejecimiento es una herramienta importante para enfrentarla. El envejecimiento implica una serie de cambios morfológicos y fisiológicos en todos los tejidos, y su conocimiento permite comprender las diferencias fisiopatológicas entre los adultos mayores y el resto de la población adulta, como investigaron en este meta-analisis (Salech, Jara, & Michea, 2012) sobre los cambios fisiológicos en el envejecimiento, cito algunos: cambios cardiovasculares (rigidez vascular, mayor riesgo de arritmias, engrosamiento del septum…) , cambios renales (menor capacidad para concentrar orina, menor niveles de renina-aldosterona, esclerosis en arterias glomerulares…), cambios del sistema nervioso central (menor masa cerebral, menor destreza motora, aumento de líquido cefaloraquídeo…), cambios musculares (pérdida de masa muscular, fragilidad, pérdidas de fuerza…) y cambios en el metabolismo de la glucosa (menor masa de células beta y por tanto mayor resistencia a la insulina, aumento de grasa visceral…).

La clave de vivir más o mejor dicho vivir con una calidad óptima durante los años de vida ha sido una de las materias a investigar y existen a día de hoy muchas propuestas y formas para combatir el paso el tiempo. Como ya sabemos, el deporte y la alimentación son dos de ellos:

– El deporte, está demostrado que retrasa y previene enfermedades además de alargar la longitud de nuestros telómeros, sin ejercicio físico la humanidad está destinada al declive como especie, fenómeno conocido como involución.

– Y la alimentación basada en comida real que nos aporte los macros y micros necesarios y por ende nos reporte una serie de beneficios que hagan aumentar nuestra calidad de vida y salud. Unos de los valores que tiene estrecha relación con problemas en la edad avanzada como indican (Dukas, Schacht, & Stähelin, 2005) es la caída de creatinina en sangre por debajo de los 0’65 gr/dL que ha sido identificada como un factor de riesgo independiente para caídas y fractura en ancianos con osteoporosis, además los niveles plasmáticos vitamina D en ancianos  <0’6 gr/dL se encuentran disminuidos, lo que se asocia a menor absorción de calcio intestinal y renal (Gallagher, Rapuri, & Smith, 2007). Pero aun teniendo estos niveles adecuados, si no realizamos actividades de impacto físico no existirá mejoría ya que la creación y destrucción del hueso sucede gracias a la mecanotransducción, hecho que transforma la energía mecánica en señales eléctricas y químicas. A mayor estrés mecánico mayor es la activación de los mecano receptores que intervienen en la señalización intercelular, que a su vez aumentan el reclutamiento, proliferación y diferenciación celular (Delgado-Calle & Riancho, 2013).

En definitiva, hemos de llevar unos hábitos saludables en base a nuestros genes que van a ser un papel clave en nuestro envejecimiento.

Sin desviarme más del tema, hablemos  de uno de los hallazgos más fascinantes de los últimos años y que tiene que ver con la proteína Klotho,  aunque creía de vital importancia realizar una pequeña introducción general.

klotho-functions

Esta proteína Klotho es el nombre de una hormona y se ha confirmado que el riñón es su principal fuente en el organismo, las células renales secretan Klotho al medio que las rodea, de forma que a través de la circulación llega a los diversos órganos, donde ejerce su función antienvejecimiento. Es su forma soluble la que predomina en el ser humano, pudiendo ser detectada en sangre, orina y fluido cerebroespinal, habiéndose demostrado su reducción con la edad.

La clave de esta proteína es inducir su reactivación de producción endógena o su suplementación exógena para alargar la vida y luchar contra patologías. En este estudio (Zhou et al., 2017) establecen que Klotho funciona como un supresor de tumores y modulador de la señalización de IGF-1R y que puede proporcionar estrategias novedosas para la intervención terapéutica en el futuro, o en este estudio de Neyra & Hu (2017) que observaron que un declive en la producción de esta hormona por el riñón provocaba pérdidas en la función renal y así convertirse Klotho en un marcador de la insuficiencia renal crónica,  o en este otro (Mazzotta et al., 2017) donde el tratamiento exógeno con Klotho en pacientes con esclerosis sistémica mejoraron significativamente.

Queda mucho por investigar pero puede ser uno de los tratamientos de nueva orden en la lucha contra la diabetes (mi tema por excelencia).  Nie et al., (2016) demostraron que pacientes con diabetes tipo 2 tenían bajos niveles de Klotho sanguíneos y podrían tener una fuerte relación en el mecanismo patológico de la diabetes, que jugaría un papel vital junto con tratamientos multidisciplinares con ejercicio y plan dietético. (Otten et al., 2016) apuntan como la dieta paleo o lowcarb produce numerosos beneficios en pacientes con diabetes tipo 2 y por consecuencia favorecedora a pacientes con tipo1, y el tratamiento de otras enfermedades.

Además de algunos procesos inflamatorios y enfermedades caracterizadas por el envejecimiento, el tabaco parece ser un claro inhibidor de la producción de Klotho como identificaron en este estudio  Patel et al., (2016) donde  los fumadores tenían menos niveles de Klotho, y por ello, podemos ver a menudo como los fumadores empedernidos aparentan más edad de la que tienen, en este estudio (Blake, Reese, Garcia, Dahlmann, & Dean, 2017) se vio como el tratamiento exógeno con Klotho reducía el riesgo para el desarrollo de EPOC (Enfermedad pulmonar obstructiva crónica).

En la otra acera encontramos el resveratrol (antioxidante natural que encontramos en algunas plantas) que parece estar relacionado con el aumento de la producción de Klotho como investigaron en este estudio (Hsu et al., 2014).

Como vemos los estudios son muy recientes pero parece que la investigación de esta hormona va a dar mucho que hablar en los próximos años, estaremos atentos y observaremos como posiblemente empezaran a moverse intereses, ya que serán  la base para muchos tratamientos y puede que a las farmacéuticas les interese y mucho, al igual que a otros sectores, esto replantearía la vida tal y como la conocemos ahora.

Como conclusión exponer que la mayor medicina preventiva es la práctica deportiva y una buena alimentación, no existen vías milagrosas ni otros métodos más demostrados, mi consejo es que llevéis unos buenos hábitos saludables y vuestra calidad de vida será muchísimo mejor, aunque la tecnología avance nosotros no debemos ser meros espectadores pasivos y esperar a que las cosas ocurran por divinidad.

Referencias

Salech, F. M., Jara, R. L., & Michea, L. A. (2012). Cambios fisiológicos asociados al envejecimiento. Revista Médica Clínica Las Condes23(1), 19–29.

Dukas, L., Schacht, E., & Stähelin, H. B. (2005). In elderly men and women treated for osteoporosis a low creatinine clearance of

Delgado-Calle, J., & Riancho, J. A. (2013). Mecanobiología celular y molecular del tejido óseo. Revista de Osteoporosis y Metabolismo Mineral, 5(1), 51–56.

Zhou, X., Fang, X., Jiang, Y., Geng, L., Li, X., Lu, K., … Wang, X. (2017). Klotho, an anti-aging gene, acts as a tumor suppressor and inhibitor of IGF-1R signaling in diffuse large B cell lymphoma. Journal of hematology & oncology., 10(1), .

Neyra, J., & Hu, M. (2017). Potential application of klotho in human chronic kidney disease. Bone.

Kaludjerovic, J., Komaba, H., Sato, T., Erben, R., Baron, R., Olauson, H., … Lanske, B. (2017). Klotho expression in long bones regulates FGF23 production during renal failure. FASEB journal : official publication of the Federation of American Societies for Experimental Biology.

Mazzotta, C., Manetti, M., Rosa, I., Romano, E., Blagojevic, J., Bellando-Randone, S., … Matucci-Cerinic, M. (2017). Proangiogenic effects of soluble α-klotho on systemic sclerosis dermal microvascular endothelial cells. Arthritis research & therapy., 19(1), .

Otten, J., Stomby, A., Waling, M., Isaksson, A., Tellström, A., Lundin-Olsson, L., … Olsson, T. (2016a). Benefits of a Paleolithic diet with and without supervised exercise on fat mass, insulin sensitivity, and glycemic control: A randomized controlled trial in individuals with type 2 diabetes. Diabetes/metabolism research and reviews.

Nie, F., Wu, D., Du, H., Yang, X., Pang, X., & Xu, Y. (2016). Serum klotho protein levels and their correlations with the progression of type 2 diabetes mellitus. Journal of diabetes and its complications.

Patel, M. S., Donaldson, A. V., Lewis, A., Natanek, S. A., Lee, J. Y., Andersson, Y. M., … Polkey, M. I. (2016). Klotho and smoking – an interplay influencing the skeletal muscle function deficits that occur in COPD. Respiratory Medicine, 113, 50–56.

Blake, D. J., Reese, C. M., Garcia, M., Dahlmann, E. A., & Dean, A. (2017). Soluble extracellular Klotho decreases sensitivity to cigarette smoke induced cell death in human lung epithelial cells. Toxicology in Vitro, 29(7), 1647–1652.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s